Jueves, 06 de octubre de 2005

Todo el mundo habla de el intento de unos 500 inmigrantes subsaharianos indocumentados de cruzar por la fuerza la frontera entre Marruecos y Melilla, España.

De ellos seis murieron, mientras otros 30 clandestinos resultaron heridos dicen algunas fuentes.
Ademas, dos guardias civiles también resultaron heridos de forma leve.
Melilla es un cerco de esperanza y a la vez de tristeza cuando no se puede pasar esa doble valla que ya fue aumentado de 3 m. y sera aumentada a 6 m.

Fuentes del Ejecutivo de Rabat dicen que las fuerzas de seguridad tuvieron que disparar ante la 'violencia inaudita' que mostraron los asaltantes, si esa fuerte inaudita debe ser la misma que tenia el brasilero asesinado en Inglaterra la de que por tener una arma oficial de un pais rico tengo poder sobre los otros.

Como diria Ismael Serrano el tiempo pasa siguen las mismos muertes, podridos en maldad...



 
 
 


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios