Lunes, 17 de abril de 2006
El padre le peg? un tiro en la sien y luego se suicid?

Un hombre y su hijo de 12 a?os, sumidos en una profunda depresi?n, decidieron morir en Pascuas

Dos cartas escritas con letras temblorosas detallaban lo que estaba a punto de suceder. La depresi?n convertida en demencia iba a terminar con la vida de dos personas que a pesar de los tratamientos siqui?tricos recibidos no hab?an podido superar la enfermedad.

Se acercaba el mediod?a y los vecinos del barrio Villa Col?n estaban a punto de festejar las pascuas en familia. Todo era alegr?a menos en la humilde vivienda ubicada en Camino de las Tropas 2178. All?, un hombre de 56 a?os, identificado como Eduardo Dur?n Patr?n, lloraba abrazado a Luciano Dur?n, su hijo de 12 a?os. Ambos se lamentaban por lo que les hab?a tocado vivir. Desde muy peque?o el ni?o hab?a pasado de un establecimiento siqui?trico a otro sufriendo un severo trastorno sicol?gico que los m?dicos calificaron de "irrecuperable". El padre, un hombre que los vecinos describieron como "amable, trabajador y simp?tico", hab?a ca?do en un pozo depresivo del que nunca logr? salir. La crisis econ?mica de 2002 sumada a la constante internaci?n de su ?nico hijo, lo llev? al hospital Vilardeb? donde fue sometido a estudios y tratamientos.

En el d?a de ayer, tal vez empujados por "el baj?n" de los festejos, padre e hijo decidieron terminar con el sufrimiento y acabar con sus vidas. La dr?stica decisi?n qued? plasmada en tinta y papel. Cada uno escribi? una carta donde detallaban sus "deplorables vidas" y explicaban el porqu? de un final tan tr?gico. La letra, seg?n dijo la Polic?a, era despareja pero firme. El menor escribi? una y otra vez que el padre no era el cupable de su muerte, que la decisi?n la hab?a tomado ?l y que su progenitor s?lo la hab?a aceptado y ejecutado.

La carta del hombre era completamente distinta. En ella hablaba del dolor, de la angustia y de la soledad. "No se puede vivir as?. Es insoportable", fueron las ?ltimas frases escritas antes de la firma.

Los papeles quedaron sobre una mesita de luz. El ni?o se recost? en la cama y esper? a que su padre tomara el rev?lver calibre 22 que guardaba en el ropero. Con el rostro cubierto de l?grimas el hombre apoy? el ca?o en la sien de su hijo y apret? el gatillo. Luego, llev? el arma a su boca y se suicid?. Los cuerpos fueron encontrados por la Polic?a uno al lado del otro tendidos sobre la cama del ?nico dormitorio. El personal que trabaj? en el lugar no pudo disimular la angustia que representaba la escena. La frase m?s repetida por polic?as y doctores fue "justo en Pascuas... justo en Pascuas...".

Extraido de: La republica
Realizado por Mal_fica @ 22:51  | Actualidad uruguaya
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios