Jueves, 21 de septiembre de 2006
Autor: Rodolfo Lara para Clarin

Condenan a reclusi?n perpetua a Etchecolatz por genocida

Un tribunal de La Plata utiliz? por primera vez esa figura al hallarlo culpable de seis homicidios y dos casos de secuestro y torturas. El ex polic?a bes? un crucifijo y hubo disturbios con militantes de derechos humanos.

Imagen
Etchecolatz, ayer, es retirado por efectivos de la bonaerense de la sala del tribunal. Un grupo de manifestantes le arroj? pintura.

En un fallo hist?rico despu?s de la anulaci?n de las leyes del perd?n, el Tribunal Federal N? 1 de La Plata incorpor? la figura jur?dica de genocidio para condenar a reclusi?n perpetua al ex Director General de Investigaciones de la Polic?a bonaerense, Miguel Etchecolatz por cr?menes de la ?ltima dictadura.

La lectura de la sentencia fue interrumpida por disturbios en la sala, cuando el ex polic?a se incorpor? para besar un crucifijo y levantar la mirada al cielo. Ten?a puesto un chaleco antibalas. Fue desalojado ante las corridas de un peque?o grupo de militantes de organismos de derechos humanos que arroj? bombas de pintura. Los jueces acaban de comprobar su responsabilidad en seis homicidios, y dos hechos de secuestro y torturas. Por primera vez, una jurado establece que estos cr?menes fueron "en el marco del genocidio cometido en la Argentina entre los a?os 1976 y 1983". Es decir, que estos delitos fueron parte de un plan de exterminio sistem?tico. "Soy un prisionero de guerra y un detenido pol?tico", aleg? Etchecolatz antes de escuchar el veredicto.

En el primer juicio iniciado contra un represor tras la anulaci?n de las leyes del perd?n, el Tribunal —integrado por Carlos Rozanski, Horacio Insaurralde y Norberto Lorenzo— juzg? a Etchecolatz por los homicidios calificados de Diana Teruggi de Mariani, Ambrosio De Marco, Patricia Graciela Dell Orto, Elena Arce Sahores, Nora Livia Formiga y Margarita Delgado. Tambi?n por los secuestros y tormentos a Nilda Eloy y Jorge Luis L?pez.

El ex polic?a estuvo sereno, con un repaso continuo de las cuentas del rosario que llev? entre sus manos y sin gestos de contrariedad. Una vez se levant? para el rutinario chequeo m?dico. A los 77 a?os se advierte un deterioro f?sico que no altera su al?neo y cierta postura distante de la ancianidad. Seg?n el fiscal Carlos Dulau Dumm, fue responsable de episodios de "alt?sima criminalidad" con agravantes de "ensa?amiento y alevos?a" cometidos desde la funci?n p?blica. Adjudic? "autor?a funcional" a Etchecolatz por un plan sistem?tico de eliminaci?n de personas.

La defensa no pudo instalar el criterio de "estado de guerra en el pa?s" y la "convocatoria" del gobierno constitucional de Isabel Mart?nez de Per?n a las Fuerzas Armadas ("para aniquilar a la subversi?n") como justificaci?n hist?rica de los hechos posteriores al 24 de marzo de 1976.

En la etapa de los alegatos, el abogado Eduardo Boffi Carri P?rez refiri? que "la subversi?n quiso imponer un r?gimen totalitario en el pa?s apoyado por otros estados como el castrista". "El accionar subversivo —agreg? Carri P?rez— fue contra el art?culo 29 de la Constituci?n y cometieron delito de traici?n a la patria en grado de tentativa". La estrategia fue evasiva de los cargos.

No hubo menci?n a las imputaciones sobre los secuestros, las desapariciones y los episodios de tortura. "El Estado argentino no ten?a campos clandestinos, ten?a campos de prisioneros ocultos, como en todo conflicto b?lico", explic? la defensa.

Etchecolatz tuvo competencia directa, en su car?cter de segundo jefe de la Polic?a, de esos lugares que incluyeron comisar?as. Por uno de ellos pas? Nilda Eloy, presente en la audiencia y testigo desde la sobrevivencia de aquel infierno. Julio L?pez tambi?n aport? un testimonio valioso. Ayer, la Polic?a buscaba a este hombre que hace dos d?as tom? el micro para ir al municipio platense —donde se realiz? el juicio— y todav?a no aparece. Ambos declararon haber sido torturados por Etchecolatz. Y despu?s de 30 a?os pudieron confrontar la mirada del antiguo carcelero.

Nada conmovi? al comisario retirado: "Se que me van a condenar y que no tendr?n verg?enza de hacerlo con un anciano enfermo, sin dinero y sin poder", se anticip?. "Este juicio fue instrumentado como un rompecabezas para ni?os bobos o bien grandes avivados porque particip? de una guerra que ganamos con las armas pero que pol?ticamente vamos perdiendo", dijo. Absoluci?n, fue el pedido de la defensa.

Antes de abandonar la silla de acusado, Etchecolatz dirigi? un mensaje al jurado: "No es este tribunal el que me condena, son ustedes los que se condenan".
Realizado por Mal_fica @ 20:11  | Actuld. latinoamericana
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios