Domingo, 23 de marzo de 2008
A veces la mejor propaganda no es otra que la propaganda de quien esta en la otra vereda ideologico sino lean esta editorial del pais...


Y la revolución llegó


RICARDO REILLY SALAVERRI

Ante lo despreciable que era este país -el más evolucionado política, cultural, económica y socialmente de América Latina hacia 1960- no había otro camino que aplaudir a la tiranía soviética y endiosar a Fidel Castro y su enceguecido y feroz despotismo y nepotismo.

Presa de una vocación servil sin par, a la que no faltaron sinecuras, no hubieron genuflexiones que no se realizaran, honrando al imperio rojo y a las barbadas figuras caribeñas, envasadas gozosamente en sus disfraces verde oliva.

Y, en la cúspide de la intelectualidad -ser intelectual no es lo mismo que ser inteligente- marcharon desde nuestro continente, de ida y vuelta poetas, escritores, actores y otros "ores" - a la nueva Atenas, desde la que partía el proyecto sagrado del "hombre nuevo" a construir y por siempre el grito de guerra antiimperialista.

Un antiimperialismo que, como la cama de una viuda, estaba y está hundido de un lado solo.

Si las acciones censurables vienen de los rubios de Norte, o de los grandes países libres de Occidente, pues las censuras se alzan al cielo- si vienen de Stalin, de Ceausescu, de los hermanos Castro y de los hipócritas y payasescos rostros visibles del foro de San Pablo ( Ortega, Chávez, Correa, Morales, las FARC ), pues, los intelectuales no vieron nada.

¡Ah!, eso sí, que nadie se olvide de proteger los derechos de autor por novelas, cantos de protesta y cuanta tarea disolvente seudo cultural sea lucrativa, que las hay y muchas.

Así como tampoco de permitir poner a buen resguardo los numerosos y muchas veces cuantiosos premios en metálico, que pululan por doquier, normalmente liquidados en los odiosos billetes verdes emitidos por la banca internacional.

Porque el socialismo es para los ignorantes. Los sabios pro-marxistas, pro-demagógos y pro-populistas, tienen pedestal propio, con derecho a llenar sus billeteras y vivir a lo burgués. Es imprescindible que lo hagan ¡faltaba más!, así después pueden escribir con conocimiento de causa sobre la maldad de la burguesía.

Esta hipocresía monumental, hija de una visión pigmea de la vida, que en países como el nuestro ha hecho y hace daños inconmensurables, quitan- do a los individuos el espíritu de superación e invitando a construir una sociedad basada en las dádivas de Estado, amén de la sangre y las desgracias humanas que promovió y promueve, es por otra parte impermeable.

La caída del Muro de Berlín, el repudio universal a las bestialidades de la ETA, el sin fin de acontecimientos que se integran a la cronología infinita del crimen y el fracaso, no existen para ellos.

Así, los más siguen en el error y algunos en el "curro", promoviendo la estupidez humana y aferrados a la prosecución del inviable proyecto de construir el socialismo de siglo XXXI o XXXII o del tercer milenio. O de la vida eterna, tanto da, mientras haya petróleo a mano y valijas voladoras.

Acaba de saberse ¡milagro! que en Cuba se van a permitir las computadoras y algo de Internet y que -a lo mejor- se da alguna facilidad para que los millones de ciudadanos apresados y empobrecidos puedan salir al exterior.

¡Qué grande la Revolución! (aunque hay un pequeño inconveniente, como el sueldo promedio es de 300 pesos uruguayos, nadie puede comprar computadora si no obtiene dinero por comerciar en el mercado negro o se lo mandan como remesas del exterior en repugnante billetes del imperio).


Realizado por Mal_fica @ 16:38  | Pavadas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios