Viernes, 25 de julio de 2008

Hace 11 años a un grupo de jóvenes universitarios chilenos se les ocurrió construir viviendas de emergencia para personas en la pobreza extrema; esto fue el comienzo de un proyecto que empezó a tomar forma y años después fue traspasando fronteras bajo el nombre "Un techo para mi país"; un proyecto que ya se esta haciendo en 13 países latinoamericanos y va por mas y desde el 2001 se encuentra en Uruguay y este fin de semana hicieron un campamento para secundarios donde fui y la verdad no me arrepiento para nada es una experiencia increíble.
El proyecto consta de tres etapas, la primera etapa del proyecto consiste en la construcción de viviendas de emergencia para las familias que viven en asentamientos en condiciones de extrema pobreza son elegidas a través de la visita previa al barrio en donde un grupo de voluntarios informan del proyecto y a quienes se manifiesten interesados se les realiza una encuesta a cerca de la situación de las familias, esta arroja un resultado parcial de detección de las más necesitadas, que se complementa con entrevistas, posteriormente se va un fin de semana a construir (es en la etapa que yo participe), se construye una vivienda re-básica de madera que uno la ve y no entiende como puede ser un gran cambio pero después uno entra a las casas donde vivían y entiende la importancia de un lugar donde no hay goteras, mucho menos humedad; es una casa económica y sencilla de construir que se construye entre todos, los voluntarios junto a la familia siendo increíble la experiencia de trabajar juntos como a pesar de las timideces iníciales y algunas lamentables excepciones de gente que no se abre o no se interesa por la construcción, uno crea un vinculo bueno y después uno vuelve; es increíble la emoción de esta gente cuando se construye esa casa de la que participo ya sea construyendo o por ej. cocinándonos a los voluntarios o estando cerca además pagando el 10% del valor de la vivienda; de esta forma se entra al barrio y para nosotros jóvenes de clase media y alta nos muestran otra realidad tan diferente y es importante para crear conciencia social. 
La segunda parte es la introducción de la Habilitación Social en los asentamientos donde los voluntarios hablan con los vecinos ya sea los contemplados en la primera etapa u otros vecinos, se les pregunta que se necesita y se intenta ayudar para que ellos mismos asesorados por Un techo se organicen y generen soluciones; Sse trabaja de forma integral a través de una serie de planes: Mesas de Trabajo, Capacitación en oficios básicos, Microcréditos, Plan de Salud, Plan Jurídico, Plan de Educación, y Plan Comunitario.
 Y en la tercera etapa que por ahora solo se ha hecho en Chile es la de Vivienda Definitiva donde se ayuda a las familia a materializar el sueño de la “casa propia” de manera sustentable. Esto, se logra mediante la asesoría y acompañamiento en los procesos de postulación a las políticas habitacionales, haciéndonos cargo de la gestión inmobiliaria de terrenos aptos y bien ubicados, la coordinación ágil de los proyectos técnicos, y la ejecución y supervisión de la construcción. De esta forma, se generan viviendas y barrios ejemplares, que revierten los problemas de la vivienda social, a partir de los estándares de más familia

En Uruguay, el proyecto a suscitado grandes criticas y mantiene una relación tensa con la universidad pero mas allá de eso y de las insinuaciones sobre vinculaciones del Opus Dei, acusaciones de asistencialismo, etc.; es un proyecto que mas allá de que para mi no va a cambiar realidades de fondo es un grano de arena, que sirve para luchar contra la fragmentación social para que los jóvenes de clase media y alta entendamos que la pobreza es asunto de todos y nos relacionamos con aquellos que están en esa circunstancias además sin duda no es un sacrificio ir, yo estuve tres días y lo pasas de mas; en general es un proyecto redondo.
En mi caso, yo fui con dudas no por el proyecto en si, sino porque por determinadas condiciones me mande sola y en general la gente va en grupos, así que me encontré con 400 voluntarios todos en grupo por suerte al toque me encontré con alguien en igual condición que además iba a mi mismo liceo así que me puse a hablar y el tema se demoro así que nos quedamos 3 horas en el lugar de encuentro que era un colegio hasta que finalmente dieron un video y nos dividieron por Escuelas que son los lugares donde uno duerme que tienen dos jefes de escuela y así sale para mi escuela, al principio me sentía rara pero termine feliz de la vida, tiene sus sacrificios el trabajo físico duro principalemnte del primer día, el no poder bañarse durante tres días, el dormir en el piso; por ej. mi columna termino hecho mierda y estábamos todos medios destroy, levantarse a las 6:30, dormir 4 horas pero vale la pena, vale la pena para verle la cara a las personas a la que le construís la casa esa casa que no es mas que un mono ambiente de 18 mtrs. cuadrados pero que para ellos significa tanto, vale la pena cuando a pesar de la timidez inicial al segundo día se te ponen a hablar, te invitan a su casa, te cuentan sus problemas, te enteras como la lucha, y saber que le das tu pequeño grano de arena, vale la pena cuando te dan las gracias y te das cuenta que es de corazón, vale la pena cuando si te acostas tarde es porque te colgaste hablando con otros cuadrilleros y cuando el ultimo día te vas con la promesa de volver a ver a la familia y ello mismo te piden que vuelvas, vale la pena cuando te divertís jugando con los niños y hasta a veces te boludeas tanto de la construcción pero vale la pena cuando ves su cara y te piden que sigas jugando con ellos que vuelvas para jugar, vale la pena el vinculo que creas con los otros voluntarios hasta los jefes que son uno mas, por todo esto y mucho mas vale la pena "sacrificar" un fin de semana.
Y este sábado voy a volver a ver a la familia y cuando se haga la próxima construcción voy a volver a construir esta vez con un puñado de amigos para que cada vez se cuelgue mas gente porque realmente tal vez no cambiemos el mundo pero vale la pena, porque hay muchos que lo tachan de asistencialista y ta entonces no hacemos nada y yo creo que por este tipo de cosas no van las soluciones pero mientras se crea conciencia social, se ayuda a aquellos que estan en la pobreza extrema, se pasa un buen rato y se le da una casita para personas que viven con goteras, con piso de tierra, etc.

Un techo para mi pais, Uruguay



Realizado por Mal_fica @ 0:08
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Realizado por Flor
Viernes, 25 de julio de 2008 | 19:41
Me parecio buenisima la experiencia que viviste, muy interesante para sacar los prejuicios que muchas veces tenemos los que pertenecemos a la clase media (y supongo que la alta los tendra mucho m?s) de que los que no tienen donde vivir estan asi porque quieren, o son vagos o son todos ladrones... ovbiamente que no es asi... pero es bueno vivenciarlo..

Te mando muchos saludos
Flor de polaroiddeunmundoagitado.blogspot.com

p.d
Gracias por ponerme en los blogs amigos.
no hay problema que postees las fotos (si queres poneme link asi me visita mas gente, porque es re poca la gente que me leeEnfurru?ado jajaj )

besos