Mi?rcoles, 10 de septiembre de 2008
Existe una premisa que se suele escuchar en mi país, esta pregona que los europeos rechazan a los latinoamericanos que inmigran mientras que nosotros en su tiempo, los aceptamos.
Se podría decir que es correcta, ellos rechazan a los inmigrantes y en América cuando vinieron fueron aceptados, lo erróneo es hacer una analogía de las situaciones cuando son contextos totalmente distintos; actualmente Europa se encuentra poblada, hasta súper-poblada, la América a la que los inmigrantes llegaron, primero eran colonias y después eran tierras presididas por los hijos y nietos de aquellos que llegaron, tierras que estaban despoblados o pobladas por poblaciones autóctonas y los centros de poder blancos no solo aceptaban sino que deseaban la inmigración, Uruguay por ejemplo es un país que tenia baja población indígena que se formo de inmigrantes.
Una analogía mucho más lógica, es la de comparar la inmigración hacia Europa y a la de bolivianos, paraguayos a Argentina (no digo Uruguay porque todavía no existe en grandes cantidades).
Estos inmigrantes sufren la discriminación, la exclusión al igual que los latinos en Europa, en lo jurídico existe gran diferencia no existen en Argentina políticas de expulsión ni nada similar, como tampoco la cantidad es similar, pero como ve la sociedad no es tan diferente, la xenofobia, el creer que vienen a sacar el trabajo, etc.
Tal vez sería más lógico pensar que son fuerza productiva, gente con ganas de superarse pero no es sobre esto que quería hablar sino sobre la xenofobia, una cuestión que no escapa a regiones o razas y de paso recordar que fue un ambiente xenófobo el que sumado a otros factores como la humillación post-primera guerra, un líder como Hitler, crisis, etc. devino en lo que todos sabemos.
Las razones para la xenofobia, no las sé, supongo que el miedo, la desinformación, entre otros factores; la solución supongo que la información, la comunicaciones, tampoco lo sé claramente pero hay algo que si tengo claro, la solución para los problemas de inmigración no es ni las duras políticas de derechas ni las flexibles de izquierda, esto son solo curitas más o menos efectivas, porque el problema es que se supone que somos todos iguales que deberíamos tener las mismas posibilidades y por lo tanto poder elegir nuestro lugar de residencia libremente, aunque obviamente en este momento abrir las fronteras del mundo no es algo plausible; la inmigración no es algo que se vaya a solución con ninguna receta, la única solución real sería que nacer en Francia, Argentina, Níger o EEUU fuera lo mismo en cuanto a posibilidades mientras esto no pase y lamentablemente no creo que pase, el problema seguirá.


Realizado por Mal_fica @ 0:37  | Actualidad internacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios