Lunes, 30 de marzo de 2009

Desde hace ya un buen tiempo, se está recolectando firmas para plebiscitar la Ley de Caducidad, el objetivo es llegar a las 300.000 firmas, 50.000 más que las constitucionalmente necesarios para así asegurarnos que después con las anulaciones de la Corte no terminen siendo menos de las necesarias; por suerte a un mes del fin de la recolección se llego a las 250 mil gracias al trabajo de la Coordinadora por la anulación desde ya hace dos años y a un envión final que ha juntado una cantidad increíble de firmas en un tiempo record con el especial apoyo del Frente, el Pit-Cnt y el diario La república.
Desde hace poco tiempo estoy involucrada como recolectora de firmas a pesar de que por mi edad lamentablemente no puedo firmar, mas allá de eso desde que la propuesto salió estuve convencida de su importancia a pesar de conocer y entender, las motivaciones de aquellas que no lo están y con esto me estoy refiriendo a las críticas dentro de la propia izquierda.
Una de ellas es que el Frente había prometido no anular la ley, por eso es importante que este proyecto más allá del posterior apoyo del Frente Amplio, no surgió del FA ni fue una de medida de gobierno, sino surgió de un grupo de ciudadanos.
Otra es el de la inutilidad a estas alturas del partido, de anular la ley y concuerdo, los represores están viejos o muertos, y ya es algo tarde para que paguen sus penas, y además hasta con la ley existiendo algunos están detenidos; o el no querer abrir las heridas del pasado y el argumento también valido de que a pesar de la ley se ha logrado realizar detenciones e investigaciones.
Todos estos argumentos son lógicos y comprensibles, pero no hay que olvidarse que en realidad, las heridas no están cicatrizadas, son heridas abiertas y la anulación de esta ley, el profundizar la búsqueda de la verdad y el hacer aunque sea un poco de justicia, nos va a servir como sociedad para dejar de estar tan atados y traumatizadas con nuestra historia reciente, para realmente poder cerras esas heridas y además para reafirmar el Nunca más, porque el pasado ya paso, no lo podemos modificar, y los represores aunque vayan presos seria unos pocos años por su avanzada edad pero sin embargo lo que si podemos es dejar una lección como sociedad para que no vuelva a ocurrir lo que ya paso, en tiempos donde existen candidatos presidenciales que pretender tocar la puerta de los cuarteles para solucionar problemas civiles o donde uno de cada tres uruguayos apoyaría un gobierno militar si con esto se terminara la delincuencia, no parece tan irrelevante, que recordemos cómo nos fue la última vez que tocamos la puerta.
Porque yo no junto firmas por el pasado como suelen decir, sino por el presente para que Uruguay se ponga al día en el Derecho Internacional y deje de tener una ley que nos avergüenza como sociedad y principalmente por el futuro, porque Nunca Más exista violencia de estado.

 

 


Realizado por Mal_fica @ 23:24  | Actualidad uruguaya
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios