Viernes, 22 de mayo de 2009
Poco se puede agregar o comentar sobre ese hombre admirable que fuera Benedetti, un escritor de esos que dan gusto leer que te sacan una sonrisa así uno no lo quiera, que logra que uno lea poesía así sea un genero que en general no le guste, que es capaz de retratar como nadie a “esa única oficina pública del mundo que ha alcanzado la categoría de república” que es Uruguay, a la vez que sus libros traspasaron fronteras.
Tampoco queda mucho por decir sobre ese militante que fue de los imprescindibles de Brecht, fundador del Frente Amplio y referente internacional de la izquierda, y sin duda, una de las voces mas representativas en la lucha primero contra las dictaduras del cono sur y después contra el olvido y la impunidad, siendo la concurrencia extraordinaria que tuvo ayer la marcha del silencio probablemente motivada en parte por su reciente muerte y que conto con su voz narrando uno de sus famosos poemas...

"están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy, vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio "

"no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo no puedes evitarlo
y congelas el júbilo y
quieres con desgana

y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados pesados como juicios
y te secas sin labios y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil al borde del camino
y te salvas entonces
no te quedes conmigo"


Pero Benedetti también fue un militante incansable de ese valor tan esencial que es la alegría, por lo que en homenaje a ese luchador inalcanzable no me voy a seguir extendiendo ni escribiendo con congoja sino recordando con alegría a ese hombre que transito ese paréntesis que es la vida para alegrar la vida de tantos entre ellos la escribiente...

Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina 
de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino 
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas 
de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa patina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte 
de los apellidos y las lástimas 
del azar 

y también de la alegría


Realizado por Mal_fica @ 18:40  | Literatura
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Realizado por Ely..
Domingo, 24 de mayo de 2009 | 0:31
Nuestro poema...
Mil emociones...
Un solo hombre...


=(